Google cierra su plataforma Wave porque el usuario “no está preparado”

Hace sólo un año, Google comenzó a enviar, como es su costumbre, invitaciones para probar su nuevo y, según ellos, revolucionario servicio. Google Wave, con un nuevo logo ondulado y los colores de siempre prometía cambiar el correo electrónico como se conocía hasta ahora.
No sorprendía el reto porque ya lo habían conseguido con GMail, pero no era fácil de explicar al usuario. ¿Cómo comenzar a usar algo que se define por negación? No es un blog, no es un servicio de correo, no es un wiki, tampoco un lugar en el que subir vídeos y fotos, pero tiene algo de cada uno de estos servicios; aderezado, como no podía ser de otra forma, con mapas.

Urs Hölze, vicepresidente de Google, fue el encargado de anunciar que ya no habrá más desarrollo en este proyecto. En un artículo en el blog oficial de la compañía explicaba que aunque nunca supieron muy bien cuál era la finalidad del servicio mucha de la tecnología creada para este proyecto se estaba empleando en otros servicios y que en ningún momento renuncian a seguir innovando.

Google Wave se ejecuta en el navegador y se asocia al usuario que se tenga en Google. Una vez dentro permite crear chats colectivos en los que se contesta de manera directa, parecido a un e-mail, al hilo de conversación creado, pero permite, además, incluir mapas, vídeos, fotografías, o enlaces a la conversación. Para añadir a una persona basta con tenerla como contacto y arrastrar su imagen de la ventana de contactos al hilo en cuestión.

Un principio incierto

Desde sus comienzos el éxito fue relativo. Así, cuando el gigante de Mountain View lanzó su servicio a medio camino entre una red social y el microblog, Google Buzz, la compañía reconocía que Wave estaba pensado para el uso profesional; a diferencia de Buzz, que quiere ser una extensión de la personalidad de cada cual en la red.

Dos hermanos daneses, Jens y Lars Rasmussen, fueron los encargados de idear y lanzar este proyecto interrumpido. Por el momento no han hecho ningún tipo de declaración pero sí lo ha hecho el consejero delegado de Google, Eric Schmidt, durante una conferencia de tecnología en Estados Unidos. Insistió en que consideraba el aprendizaje como algo bueno: “Somos una compañía que celebra sus errores porque es la única manera de mejorar”.

¿Culpa del usuario?

Llama la atención que destacase que “la gente no está preparada para la revolución tecnológica que se avecina”. Dentro de esta revolución insistía en la importancia en los contenidos generados por el usuario y en cómo Google, con sólo 14 fotografías de una persona podría reconocer su identidad. Hasta llegó a bromear diciendo que gracias a la localización geográfica y el uso de inteligencia artificial podrían predecir dónde iba a ir una persona.

El mismo día del cierre de este proyecto Google ha confirmado la adquisición de Slide por 182 millones de dólares. Slide es un servicio de creación de presentaciones multimedia online muy conocido entre los más jóvenes. Se incrusta con facilidad y permite hacer diaporamas en pocos clics y después incrustarlos en blogs, tablones de facebook y correos electrónicos.

elpais

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s